17 ago. 2008

TIBET 2008, MEDALLAS DE ORO



Desde el día 8 del 8 del 2008 ondea en la ventana de mi casa de Queralbs, una bandera de este magnifico país. Se que solo es un gesto sin importancia que pasará desapercibido para la mayoría de las muchas personas que este verano pasen por enfrente de mi casa camino del Santuario de Nuria, pero pienso que debe estar ahí mientras duren estas vergonzosas olimpiadas celebradas en un país usurpador, torturador y colonialista.


Este es el email que mi amigo Juanjo me ha enviado esta mañana, hace unos años estuvimos juntos en Lhasa y pudimos comprobar la clase de personas que son esto indeseables chinos:



Joer, desde luego, porqué será… siempre los chinos.

Pero no sé que nos sorprende de estos chinos, sobre todo para quien les conoce un poco, son unos farsantes, unos mentirosos y unos auténticos golfos.

Nada de lo que hagan dejará de estar impregnado por el engaño, el fraude, la falsificación y todo ello … por el interés de la nación, dicen (leer los artículos).

Cuando nos daremos cuenta todos que como estos estafadores y trileros lleguen a dominar alguna vez el mundo estamos apañados.

En fin, esto no sería tan grave si no fuese porque además son unos imperialistas feroces, unos torturadores y asesinos y les importa un comino los derechos humanos. Con su actitud y con su comportamiento desprestigian todo lo que tocan, desde el hecho de que se autodenominen un país comunista hasta cuando celebran unos juegos olímpicos o tratan de poner la antorcha en el lugar que menos falta hace (Everest), a costa de todo y de todos.

Pero la culpa la tenemos los demás cuando les dejamos participar aún a costa de no cumplir con los mínimos requisitos. JJ. Rodríguez.


http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/ceremonia-apertura-pekin-incluyo-fuegos/sernot/20080812csrcsrsoc_3/Tes

http://www.cadenaser.com/internacional/articulo/nina-daba-talla/serpro/20080812csrcsrint_6/Tes


Los que como yo hemos estado aunque solo sea durante pequeños espacios de tiempo en contacto con este magnifico pueblo Tibetano, no podemos dejar de expresar nuestra indignación hacia los responsables de la casi extinción de una nación y una cultura tan rica como la Tibetana.


Contar todas las barbaridades que esos descerebrados chinos han realizado con abuso de poder contra este humilde pueblo, asesinando a sus monjes, destruyendo sus monasterios y acabando con los orgullosos y valerosos Khampas que se atrevieron a presentarles cara con su paupérrimo armamento, seria demasiado extenso para este humilde Blog. Pero seguro que daría para muchos metros de textos y opiniones que avalarían mi opinión.


Juanjo estuvo dos años más tarde de nuevo en Lhasa y los cambios negativos y atentados contra la cultura y modo de vida de sus habitantes eran tristemente visibles.


Para empezar la barbaridad de hacer un tren impensable que a través de collados de altitudes inverosímiles llegaba atravesando las montañas hasta el corazón del mismo Tíbet, este tren permitió a los chinitos de los coj…. Invadir pacíficamente el país con la escusa de traer riqueza y progreso a un país que no lo necesitaba para un carajo, ¿quien son esos señores para decidir por todo un pueblo?.

De la belleza de una ciudad como Lhasa con sus magníficos monasterios y la majestuosa silueta del Potala dibujando en su horizonte y sobresaliendo como un coloso por encima de la ciudad, hemos pasado a grandes avenidas con cientos de tenduchos de baratijas chinas y cientos de prostíbulos disfrazados de peluquerías con sus respectivas chinitas de ojos rasgados y coños fáciles.


Por suerte he podido comprobar en otros viajes al corazón del Himalaya en Reinos como Mustang y la región Nepalí del Dolpo, como todavía subsisten verdaderos vestigios de la cultura Tibetana sin contaminar por esos malditos invasores que con su afán de conquistar han iniciado con la misma táctica que en Tíbet la invasión del mundo occidental.



Por eso y otras mil cosas que os iré contando, esta abierto el debate.


¡VIVA TIBET LIBRE!

14 may. 2008

UN SOLITARIO EN TIERRA DE FUEGO.



Os cuento esta historia, porque me conmovió, en este mundo frío donde nadie siente por nadie nada más allá que aquello que nos satisface, donde los sentimientos vienen y van con la misma facilidad con la que el aire barre el polvo.

Encontrar a personas capaces de amar a otras personas como Pedro Ostoic amó a su mujer, me hace pensar que un sentimiento como ese si vale la pena.

Hay aventura, soledad, tragedia y amor eterno en la historia de Pedro Ostoic y su abnegada compañera Duisa, ambos pobladores pioneros de la bahía Aguirre. En ese ventoso rincón, ubicado en el extremo sudoriental de la Tierra del Fuego, vivió Pedro doce años solo (entre 1930 y 1942) y luego otros ocho en compañía de su esposa y sus hijos. En 1994, con 88 años encima y ya viudo desde hacía 30, Don Pedro decidió regresar a ese confín, primero cabalgando y después caminando, para colocar una placa recordatoria, en homenaje a su amada de siempre. Y hubo de vivir esa última aventura solo, igual que había pasado tantas otras peripecias en su larga existencia. Su vida puede servirnos de modelo de austeridad y sacrificio, conceptos de los que mucho se habla en los últimos tiempos pero que, de tan repetidos, parecen haber perdido su sentido más profundo.

Un relato en el que se funde, con un paisaje exótico y salvaje como escenario, la extrema soledad que templa el alma, el amor eterno que la eleva, el desamor que la fractura y el crimen que la envilece, y en donde se narrara el pendular de los éxitos y fracasos económicos, los exilios, los homenajes silenciosos, y la aventura temeraria de un anciano viudo, hasta el fin enamorado de su compañera que lo siguió hasta el último confín del mundo.

La soledad como primera compañera

Lo acompañó la soledad durante mucho más de una década en el verdadero último rincón del planeta: el cabo San Gonzalo, en una de las puntas de la bahía Aguirre, sobre la costa sur de la península Mitre, en el lejano oriente de la Tierra del Fuego.
Más tarde -doce años, para ser exactos- volvió a la civilización, aunque en su vuelta traía solamente el objetivo de encontrar una compañera, que contra toda lógica quisiera estar a su lado allí donde el viento pega la vuelta.
No tardó en hallarla, y la muchacha -que, aunque llevaba el mismo apellido que él, era catorce años menor y venía de una muy distinta cuna y educación-, pese a todo, aceptó seguirlo a donde fuera. Aun hasta ese fin del mundo tan temido.
¿Cómo no seguirlo? ¿Cómo no caer rendida en los brazos de un aventurero como Ostoic? ¿Cómo no fundirse en las manos del hombre que, a la manera de un personaje salido de los cuentos de Jack London, había fundido para sus alianzas de boda el mismo oro extraído durante años de las remotas playas fueguinas de bahía Sloggett?

Una piedra preciosa, encastrada en el páramo

Inmediatamente después de su boda, Pedro y Duisa partieron hacia el sur, por mar, hacia Ushuaia. Los esperaba una dura cabalgata de siete días hasta el páramo al que, en adelante y durante casi otra década, llamarían su hogar.
Ya no se trataba de una travesura juvenil -Pedro tenía entonces 36-, sino de toda una aventura familiar. Allí, aislada en el borde de uno de los bordes del globo, la joven Duisa Ostoic de Ostoic, con 22 años, aprendería a criar a sus primeros hijos.
Según testigos de la época, que la veían de cuando en cuando, la hermosura de la joven no decrecía por efecto del viento inclemente, ni perdía un ápice de su feminidad sólo por cubrirse con pobres prendas de fajina en lugar de vistosos vestidos, que le hubiesen correspondido mejor.
Pionera hasta la médula del alma, el aislamiento en Bahía Aguirre no parecía impactarla, al menos durante los primeros años. En las pocas ocasiones en que, tras un viaje de varias jornadas a caballo, los Ostoic se acercaban a la aldea que Ushuaia era por aquellos años, los amigos de la pareja no dejaban de asombrarse por la tenacidad y la abnegación de la bella Duisa, especie de piedra preciosa perdida en un erial ventoso.

Ahora existe un libro con esta historia

"Un solitario en Tierra del Fuego" es el libro que trae escrita esta historia, que fuera compilada por Arnoldo Canclini sobre la base de los testimonios grabados y los diálogos que, desde 1982 -cuando se conocieron , este reconocido historiador ha venido manteniendo con Don Pedro Ostoic.
Hasta sentarse con el nuevo volumen en las manos e imaginar que es el propio Ostoic quien, con sus noventa y tantos años a cuestas, nos cuenta su vida, saltando de un tema a otro, haciendo los silencios que va marcando la emoción, y poniéndole énfasis a los retazos de una juventud que ya, desde hace mucho tiempo, es sólo recuerdo.
Don Pedro vive en Villa Tesei, Morón, una localidad del Gran Buenos Aires. Lo acompañan sus muchos descendientes, los mismos que hicieron bien al no retenerlo cuando, en 1994, al veterano pionero se le ocurrió que debía volver hasta bahía Aguirre -a caballo y a pie- y colocar allí, en la base del faro San Gonzalo, una placa para rendir homenaje "a la belleza" de su compañera.
Ostoic cumplió su deseo, y la aventura aparece detallada en la parte final del libro. Más allá de la placa, la peregrinación realizada en solitario por el anciano significó el mejor sacrificio que podía ofrecer a la memoria de la bella Duisa, la mujer amada que, dejando comodidades, lo había seguido hasta el fondo del mapa, sin preguntar siquiera a dónde iban, con una fe de la que sólo las almas pioneras son capaces.





Soy consciente que ultimamente siempre que quiero escribir me sale una vena romantica que asusta, quizas es que tengo necesidad de que alguien me ame como el protagonista de esta historia ama a su mujer. O simplemente es que alguna neurona hace que afloren mis sentimientos ocultos. Bien sea como sea no me negareis que la historia llega al corazon y que la vida de Don Pedro y su amada valio la pena vivirla.

Conde de Queralbs.


15 abr. 2008

SUEÑO DE AMOR




Esta mañana desperté en la habitación de un bonito hotel situado al lado del Mar y con unas magnificas vistas al pueblo y al pequeño puerto de veleros y barcos de lujo situado al pie de la pequeña colina donde se levanta el hotel.

Desperté después de una noche de sueño plácido, en la que soñé que tú estabas a mi lado, me abrazabas, me besabas y te fundías en mí una y otra vez hasta terminar exhaustos.

Nuestros cuerpos se mezclaban en uno solo, nuestro sudor y nuestros fluidos se confundían hasta que caíamos agotados el uno junto al otro pero sin dejar de estar entrelazados, y después una vez más empezábamos el ritual, besos, caricias, exploración de nuestros cuerpos y así una y otra vez, toda la noche hasta quedar agotados y dormidos.

Nos decíamos el uno al otro cuan felices éramos y lo mucho que nos amábamos, y deseábamos que aquel momento no terminara jamás.

El sueño era tan real que al despertar busque sin encontrar tu presencia, incluso llegue a pronunciar tu nombre en voz alta esperando que me contestaras, pero descubrí no sin cierta desesperación que tu no estabas y que en aquella habitación solo estaba yo, y que aunque el sueño fue maravilloso y casi real, era solo eso, un sueño.

Me levante de la cama y salí a la terraza, la brisa acaricio mi cara, un tímido sol se filtraba a través de unos negros nubarrones que amenazaban con una tormenta y dando al paisaje un aspecto fantasmal, la silueta del campanario del pueblo se recortaba en el horizonte y las olas rompían monótonamente en la pequeña playa que se encontraba debajo del pequeño cementerio del pueblo.

Me senté un rato en una butaca de la terraza y me quede mirando aquel relajante paisaje y pensando en ti y en cuanto me hubiera gustado que aquel sueño fuera real.

Entré de nuevo en la habitación, recogí mi equipaje y en aquel momento me pareció captar un leve perfume que me recordaba al que tú sueles usar, pensé que me estaba volviendo loco y que tanta soledad me estaba afectando.

Me duché y después de vestirme eche una ojeada a la cama con las sabanas revueltas y las almohadas desordenadas.

Espere una vez más que algo me diera una evidencia de que el sueño había pasado en realidad y que tú habías estado allí conmigo. Pero nada evidencio este deseo que solo existía en mí.

Bajé al vestíbulo del hotel, desayune y pedí mi cuenta, bajé hasta el parking, coloque mi bolsa en el maletero y cuando iba a entrar en mi coche me di cuenta que me dolía todo mi ser, unas incipientes agujetas castigaban mi ya de por si castigado cuerpo.

Salí del parking y poco a poco me fusione con otros vehículos que como yo se dirigían a la gran ciudad.

Entonces pensé que realmente aquel había sido el mejor sueño de mi vida.

Conde de Queralbs




Y a mi mente llegó una frase que hace pocos días me mando algún amigo con uno de tantos email que suelen enviarme a diario:

Amo, porque amar es vivir.

Porque si amo, quizás reciba amor y sobretodo porque prefiero amar y sufrir, que sufrir por no haber amado nunca.

24 mar. 2008

EL ORIGEN DEL NOMBRE




Es posible que os preguntéis el motivo de que haya adoptado un apodo tan noble como el que me acompaña, pero dado de que el origen de tan singular titulo nobiliario tiene una historia interesante,creo mi deber contárosla.
Este pasado verano encontrándome con un grupo de amigos perdidos en las altitudes del Himalaya, cruzando la meseta tibetana en la desconocida e inhóspita región de Dolpo (Nepal),y después de días y días interminables de cruzar collados de más de 5000metros.de altitud.sufrí una averia en mi rodilla derecha, rodilla que por otra parte ya tenia operada por una lesión antigua que me realizé esquiando en Nuria con mi lamentable y patético estilo de esquiador.Pues bien llego un momento que mis entumecidos sistemas de locomoción se negaban a dar un paso más con mi rodilla lesionada.
Esa noche intente descansar y esperar que mi rodilla se recuperara, cosa que no ocurrió, a la mañana siguiente tuve que descender hasta el nivel del río con una inclinación que me obligo ha soltar toda clase de insultos contra el amigo que tuvo la flamante idea de mandarme al fin del mundo para acabar cogeando y tirado en cualquier precipicio de los muchos que habían por doquier.
Antes de cruzar el río nos encontramos una caravana de Yacks de los muchos que transportan la sal desde el Tibet al Nepal y que regresan al norte con otros productos para comerciar o para su consumo propio.
Encontrándome al borde de la desesperación y ante la perspectiva de 2 o más puertos de montaña que debíamos cruzar aquella jornada, opte por negociar con los Dolpas el alquiler de un caballo y un guia para transportarme a lomos del noble animal.
Como podéis comprender mi aspecto encima del caballo con mi encanto ya innato, mirando a mis compañeros por encima del hombro, mientras ellos agotaban las ultimas fuerzas que les quedaban para coronar los altos collados, hicieron brotar supongo que de pura envidia el calificativo de El Señor Conde de Queralbs.
Ese día fue el más duro para mis amigos y para mi fue suficiente para recuperar mis fuerzas y el funcionamiento normal de mis rodillas.
Pero desde entonces ya había nacido la Leyenda y mi seudónimo El Conde de Queralbs me acompañaría el resto de mi vida.

Conde de Queralbs.


16 mar. 2008

MONTFALCÓ MURALLAT


Advertí que me imbadiría la pereza y que acabaría por no escribir nada en este magnifico Blog.
Pero hoy haciendo un gran esfuerzo os informare de un hallazgo del que me gustaría haceros participes.
Cada semana unas veces el jueves otras veces el viernes me subo a mi refugio de Queralbs, allí estoy cerca de mis queridas montañas y otras cosas que me importan.
Siempre suelo ir por el "Eix"una especie de autovía que une la ciudad de Cervera con Girona, pues al poco de desviarme de Cervera diviso un montículo con un castillo en la cima que siepre me ha llamado la atención, pues bien el lugar en cuestión es un pueblecito amurallado que responde al nombre de Montfalcó Murallat.
Esta vez decidí desviarme y descubrir que ocultaban aquellas murallas.
Llegue justo hasta la única puerta de acceso al recinto y me encontré con una especie de castillo medieval con callejuelas y arcadas y con un veintena de casa en su interior.
Atravesando varias arcadas desemboque en una plazoleta ancha y al frente una serie de arcadas.
Sin esperarme lo me encontré que también había allí un edificio integrado en el entorno que parecía ser un restaurante.
Pues bien, esta es mi recomendación no solo el recinto amurallado vale la pena de visitar,sino que el restaurante en cuestión ha sido un buen descubrimiento si tenemos en cuenta la calidad precio.
En fin valió la pena el desvío, la visita, las vistas y por supuesto la comida.

Conde de Queralbs.

5 mar. 2008

REFUGIO DE ESTÓS (BENASQUE)


Hoy me han llegado algunas de las fotos que Juanjo realizo este fin de semana en nuestra excursión al Refugio de Estós. La subida al refugio que fue bastante tranquila contó con alguna anécdota divertida, os cuento. Cuando empezamos a caminar por el sendero lleno de nieve y con tramos helados, Juanjo saco de su mochila la cámara para hacernos unas fotitos, con tan mala pata que teniendo los palos en una mano la cámara en otro y la mochila en la espalda piso una placa de hielo con la previsible consecuencia de un morrazo morrocotudo que mas bien parecía una parada de balón del portero del R. Madrid, pero sin manos. a pesar de lo espectacular de la acción de mi amigo os puedo asegurar que no exteriorize ni una sola risa, aunque una vez comprobé que no había sufrido daños irreversibles, podéis imaginaros que interiormente me partí el culo de risa. Seguimos la ruta con fotitos e intercambios de anécdotas, siempre intentando no discutir de temas en los que no estamos de acuerdo, que como podéis imaginaros son casi todos. Todo bien, hasta que llegamos a un bucólico puente donde mi amigo Juanjo se adelanto para tomar unas magnificas instantáneas del bonito lugar. Y allí una vez más mi amigo haciendo gala de su carácter intrépido, realiza una acrobacia involuntaria y casi se precipita por el puente hacia el riachuelo que se hallaba eso si a la distancia de 1m.escaso de altitud, silencio total, miradas entrecruzadas entre los amigos y nadie se atrevió a exteriorizar las risas que por dentro nos oprimían. Bueno en fin el resto de subida hacia el refugio sin anécdotas importantes, el paisaje fantástico y el tiempo de fabula. Llegamos al refugio después de unas 2 horas y media y nos premiamos con un buen bocata y como no una cervecita fresquita. El refugio muy agradable, el paisaje es espectacular y por supuesto la visita recomendada y fácil de llegar. El regreso fue muy cómodo, pero si te desviabas del camino, te hundías hasta la rodilla en la nieve y hay va, la ultima anécdota, yo iba abriendo camino cuando mi bastón se hundió en la nieve y me obligo a hacer un traspiés con hundimiento de mis piernas y la consecuente caída de bruces clavándo mi faz en la nieve. Y hay esta mi sorpresa, la risa estrepitosa de mi amigo Juanjo resono por el amplio valle de uno a otro lado, sin ni siquiera comprobar mi estado de estropicio. Como podeis ver, los amigos son amigos en cualquier circunstancia. Moraleja: quien ríe ultimo, ríe mejor. Conde de Queralbs.

2 mar. 2008

DEL HIMALAYA A BENASQUE


Este fin de semana ha sido un agradable momento de reencuentros, habíamos acordado vernos en Benasque los 6 componentes del Treking de DOLPO (Nepal) del año anterior.
Por desgracia el equipo medico que componían Rosina y Ernesto no han podido desplazarse hasta esta bonita villa enclavada en pleno corazón del Pirineo Aragones, los otros cuatro componentes: Martí de Terrassa(BCN), Juanjo de Madrid y Juan de Granada además de yo mismo, nos vimos el Viernes en el Apartamento de Juanjo, apartamento que este adquirió después de nuestro viaje en Agosto del año pasado a su regreso del Nepal.
El programa era, el intercambiar fotos y experiencias conjuntas, además de organizar alguna actividad pirenaica en grupo.
Aunque en un principio pensamos hacer una escalada en una vía ferrata cercana al pueblo, debo decir que dada la poca ilusión que a mi particularmente me hacia el pasarme el poco tiempo que disponíamos para estar juntos, colgado de una cuerda como un salchichón, intente convencerlos sin demasiado esfuerzo que era mejor el realizar alguna caminata por los alrededores.
Finalmente nos decidimos a subir hasta el refugio de Ëstos (1900m de altitud.)
La excursión duró unas 5 horas entre ida y vuelta y aunque no ofrece ninguna dificultad, disfrutamos mucho del paisaje y de la conversión durante el trayecto.

Conde de Queralbs

25 feb. 2008

TODO AQUELLO QUE QUIERO COMPARTIR.


Hoy me estreno en este modesto blog y quiero con ello escribir aquí todo aquello que a menudo me oprime y que quisiera compartir con personas que como yo tienen inquietudes y experiencias que les gustaría intercambiar con las personas anónimas o no,que igual que yo aprovechan este medio para expresarse.
Aquí expondré a veces un simple acontecimiento que me ocurra un día cualquiera, también mis viajes, mis ilusiones, mis disgustos y como no mis cabreos, mis sueños y mis aventuras.
Espero que no me entre la desgana como en otras cosas y deseo que este medio sea para mi un medio de expresión y evasión que pueda llenar mis noches de insomnio.

Conde de Queralbs.

QUERALBS

QUERALBS
Mi Pueblo